AIZA, EAZA, AZA, PAAZA, WAZA …. Asociaciones del sector zoológico.  Parte II

AIZA, EAZA, AZA, PAAZA, WAZA …. Asociaciones del sector zoológico. Parte II

Vamos a comenzar esta segunda entrada del post donde finalizamos la anterior sobre asociaciones (si no has visto la primera entrada sobre este tema, puedes verla aquí).

Ciertamente la experiencia de las asociaciones se ve reflejada en la sistematización reglada y consensuada de procedimientos. Alcanzar la maestría o experiencia en estos procedimientos es cuestión de años, de bagaje del personal y de los directivos de los zoos y acuarios. Si quieres acelerar este proceso para alcanzar la maestría por la vía más rápida, asóciate

Si este razonamiento parece muy lógico tratándose de nuestra asociación patria (y de nuestros colegas portugueses), se hace muy evidente cuando adquieres experiencias en las asociaciones regionales, donde se ponen los medios para facilitar que la información y las experiencias sean compartidas de una forma más abierta aún que en las organizaciones nacionales (entiendo que por dejar a un lado el “pique” entre instituciones (y personas…) por destacar sobre las demás en un mismo territorio nacional). En nuestro caso, podemos compartir experiencias de participar en EAZA (European Association of Zoos and Aquariums) y en PAAZA (Pan African Association of Zoos and Aquariums).

Para pertenecer a una de estas asociaciones llamadas Regionales (recordar existen otras como SEAZA, del Sudeste asiático, AZA que es la norteamericana, AMACZOOA, centroamericana, ALPZA de Latinoamérica, ZAA australiana/neozelandesa, entre otras … y la WAZA que reúne a todas las anteriores además de a zoológicos individuales), suele ser condición inexcusable que previamente la institución en cuestión pertenezca a la asociación nacional correspondiente (AIZA, BIAZA, etc).

La motivación para solicitar la membresía parte de circunstancias propias de cada institución que pueden ser, por ejemplo:

  • conseguir aquellos animales emblemáticos con el que los miembros del zoo hace mucho que sueñan (cuidadores, educadores, marketing, dirección, etc), o
  • poder dar un enfoque más conservacionista a la institución y a su trabajo con los animales, o
  • por convencimiento real de querer progresar y entender que esta es la vía más directa

… sea cual fuere la motivación real, bienvenida sea.

El proceso para solicitar la membresía suele ser arduo y exige de una preparación previa de todos y cada uno de los aspectos que conforman un zoo o un acuario. En nuestra experiencia basada en optar a la membresía de varios centros (5) a EAZA y PAAZA, así como la experiencia de haber sido inspector para la membresía de EAZA, debemos decir que el punto crítico para alcanzar la membresía en un plazo lo más corto posible de tiempo es realizar un exhaustivo y sincero estudio de la situación de la institución antes de comenzar los trámites.

Este ejercicio de introspección debe ser realizado con total objetividad y, para obtener el fin deseado y para no caer en autoengaños, es muy efectivo y rentable contar con la ayuda de un consultor que de forma imparcial realice una auditoría de situación de todos los departamentos de la institución que serán valorados durante el proceso de membresía.

Realizar ejercicios de este tipo es muy sano para cualquier zoo o acuario en cualquier momento de su existencia, con el fin de observar la dirección que se está llevando y redireccionar la trayectoria, si fuera necesario. Pero realmente es imprescindible en un proceso de membresía para ahorrar tiempo y recursos, para mantener las ilusiones en el objetivo y para focalizar los esfuerzos en aquellas acciones que proporcionen mayor rendimiento y un alto impacto en el logro del objetivo marcado, que no es otro que ser incluido como miembro de pleno derecho de estas asociaciones regionales.

No hacer una sincera y real lectura de la situación de partida, va a conducir a alargar el proceso de completar la membresía, que ya de por sí es largo, habitualmente de 2 a 4 años. Con nuestra metodología y sistematización hemos comprobado en 5 ocasiones y en dos asociaciones regionales distintas, como con un trabajo previo exhaustivo donde se ha invirtido el tiempo necesario para planificar las acciones más convenientes que deben ser puestas en marcha, ahorra tiempo. Concretamente entre 1 y 2 años, es decir hasta la mitad del plazo, lo que es un ahorro muy significativo.

Este ahorro en tiempo lógicamente redunda en un incremento del rendimiento económico de este proyecto de membresía porque si ahorras tiempo, ahorras recursos, pero además, si consigues ser miembro en menos tiempo, también mejoras el rendimiento económico de tu institución.

De forma general, los beneficios más evidentes del logro de obtener la membresía se traduce en:

  • Mejora la repercusión social del centro y de su entorno
  • Mejora la repercusión mediática hacia tu público objetivo
  • Tu institución puede convertirse en referente de un territorio frente a la competencia
  • Reducción de gastos en reubicación y transporte de animales hasta tu institución (punto muy importante que trataremos en nuevas entradas de este blog…)
  • Reducción de gastos en perfeccionamiento de procesos y sistematización de procedimientos
  • Reducción de gastos en formación y perfeccionamiento del personal

Para concluir, sólo queda recomendarles que si no están asociados, no duden en dar los pasos para asociarse en todos aquellos organismos que compartan valores en gran medida con ustedes o que piensen que puedan beneficiarles, pero es indispensable estar asociado a los grupos de representación del sector.

Y si no saben como afrontarlo, pónganse en contacto con nosotros que les guiaremos en todo el proceso proporcionándoles todo el know how necesario hasta completar el objetivo.

Después de esto, nada será igual ni para ustedes ni para sus organizaciones.

Deja un comentario