La Ley de Zoos en España: Ley 31/2003 de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos

La Ley de Zoos en España: Ley 31/2003 de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos

“En definitiva, los parques zoológicos deben ser una fuente de conocimientos científicos que esté a disposición de universidades, de instituciones dedicadas a la investigación ….” ; “ … a fin de que estas entidades puedan contribuir no sólo a la conservación «ex situ» de las especies silvestres, sino también a su conservación «in situ» a medida que sus hábitats se van reduciendo y su distribución geográfica se va haciendo más fragmentada.”

Hoy continuamos con la sección de normativa legal que afecta a los zoológicos y acuarios, en esta ocasión, haremos referencia a la Ley de Zoos española.

Hablábamos en la anterior entrada de este blog acerca de la revisión a la que la CEE está sometiendo a la Directiva 1999/22/EC (http://dezoos.es/blog/directiva-1999-22-ec-legislacion-zoologicos-y-acuarios-en-la-union-europea/) que es la directiva de la que surgen todas las leyes y normativas nacionales en los distintos estados miembros de la unión europea. De esta directiva se desprende la ley española “LEY 31/2003, de 27 de octubre, de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos”.

¿Qué es un parque zoológico según esta Ley?
A diferencia de la Directiva 1999/22/EC, que establece que por parque zoológico se entenderán los establecimientos en los que se mantengan animales vivos de especies silvestres para su exposición al público, durante siete o más días al año, la Ley 31/2003 no establece límite de tiempo, ya que considera que son establecimientos con vocación de continuidad y por lo tanto es irrelevante el tiempo que decida estar abierto al público. Al igual que la Directiva, la ley excluye de la norma a los circos y las tiendas de animales, pero no aquellos establecimientos donde se expongan pocos animales o especies.

¿Qué actividades deben realizar?

La Ley 31/2003 menciona específicamente como medidas de conservación a llevar a cabo por los parques zoológicos, aquellas cuya finalidad es garantizar el bienestar de los animales en cautividad, proporcionando unas condiciones adecuadas de alojamiento, medidas profilácticas, de enriquecimiento ambiental, previniendo la transmisión de plagas y parásitos, y evitando la huida de los animales, en concreto de especies potencialmente invasoras.
Los parques zoológicos quedan obligados a elaborar, desarrollar y cumplir programas de reproducción ex-situ, participando en programas de investigación que redunden en la conservación de las especies, formando en técnicas de conservación de las especies, intercambiando información para la conservación entre zoológicos y organismos públicos o privados implicados en la conservación y participando, si es posible, en programas de cría en cautividad con el fin de repoblar o reintroducir de especies en el medio silvestre.
Asimismo deben llevar a cabo un programa de educación mediante actividades concretas, como la información de las especies expuestas, sus hábitats y su grado de amenaza, la formación sobre la conservación de la biodiversidad y la colaboración con otras entidades, que tengan como finalizar concienciar y sensibilizar al público visitante sobre la conservación de la fauna silvestre.
Los zoológicos deben cumplir un Programa avanzado de atención veterinaria que, además de la revisión periódica de los animales sanos y de la asistencia clínica de los animales enfermos, contemple medidas profilácticas y un programa de nutrición adecuada a los animales que alberga.

¿Con que medios deben contar?
Los parques zoológicos deben contar con personal especializado y medios materiales adecuados y suficientes, para desarrollar y dar cumplimiento a los programas arriba mencionados.
Por último, no menos importante destacar que los zoológicos deben disponer de un registro actualizado de las especies y ejemplares, debidamente identificados de forma individual, siempre que sea posible, que mantienen en cautividad, debiendo ser facilitado al órgano competente de la comunidad autónoma.

¿Quién autoriza e inspecciona los zoológicos?
La apertura al público, la modificación y la ampliación de los parques zoológicos deben ser autorizadas por el órgano competente de la comunidad autónoma donde se encuentren. Esta autorización es independiente de otras que puedan ser exigidas por otros órganos en virtud de otras disposiciones legales.
Se llevarán a cabo inspecciones periódicas de forma anual para verificar el cumplimiento de las medidas de conservación establecidas en la esta ley y en la normativa autonómica y de las condiciones fijadas en las autorizaciones respectivas. También se podrán realizar inspecciones de oficio o por denuncia
Las comunidades autónomas llevarán un registro de los parques zoológicos autorizados en su territorio.
La Ley 31/2003 también clasifica las infracciones por el incumplimiento de la misma en leves, graves y muy graves y establece las sanciones que pueden ser desde multas de diferentes cuantías, hasta el cierre cautelar o definitivo del parque zoológico.

 

Entrados ya en el año 2018, podemos decir que la Ley 31/2003 y los reglamentos de aplicación en las diferentes comunidades autónomas, ha provocado que algunos zoológicos hayan tenido que cerrar porque adaptar sus estructuras a la normativa era inviable.

Asimismo, la mayoría de zoos y acuarios que continúan su actividad, han mejorado en la consecución de los objetivos que persigue esta ley.

Os dejamos un enlace con el Inventario Estatal de Parques Zoológicos, actualizado a 2012 (no estaría de más que el Ministerio lo mantuviera actualizado): http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/conservacion-ex-situ/ce-exsitu-zoos-informacion.aspx

Deja un comentario